En los últimos días hemos detectado un crecimiento importante de la familia Koobface en distintas redes sociales. Este comportamiento es el que adelantamos hace meses cuando hablamos de la utilización redes sociales para propagar malware, analizando justamente este malware.

En el caso de las últimas variantes encontradas, el míatodo utilizado sigue siendo el mensaje enviado a distintas redes sociales con el pretexto de ver un video:

koobface

Si el usuario acepta descargar el player ofrecido, en realidad descargará un archivo setup.exe que ESET NOD32 detecta como Win32/Koobface.NBG.

Este gusano es un ejemplo más de lo importante que es leer los mensajes y no aceptar cualquier contacto en nuestra red de amigos, para no ser engañados e infectados posteriormente.

FUENTE