Una vieja leyenda urbana relacionada con el uso de los cajeros automáticos, sigue recorriendo Internet y atrapando la curiosidad de quienes lo reenvían a sus conocidos, incrementando el volumen de correo no deseado.

El mensaje, cuyas primeras versiones datan de 2007, llega como tantos otros, muchas veces modificado acorde al país de quien lo reciba.

Esta es una de las tantas versiones vistas últimamente:

INFORMACION IMPORTANTE

Si algún ladrón te obliga a sacar dinero del cajero o cualquier otra persona te obliga a ello, marca tu clave al revés.

PIN DE TARJETAS

Si estás siendo forzado/a por un ladrón para retirar tu dinero de un cajero automático, lo puedes notificar al banco marcando tú Clave al revés.
Por ejemplo si tu número de clave es 1234 márcalo al revés: 4321. El cajero reconoce que tu número de clave está marcado al revés del que corresponde a la tarjeta que pusiste en la máquina.
La máquina te dará el dinero solicitado, pero, oculto para el ladrón, la policía será avisada y saldrá para ayudarte inmediatamente.
Esta información se transmitió recientemente por TELEVISION y declararon en el programa que raramente se usa porque las personas no saben que existe.

Por favor pasa esto a todos tus contactos.

Así nos podemos ayudar entre todos.

La única verdad que existe en este bulo, es que alguna vez existió una propuesta para poner en marcha un proyecto similar, pero éste nunca se llevó a cabo.

Algunos de los internautas que recibieron el mensaje, decidieron comprobarlo por sí mismos y no ocurrió lo que se esperaba. Al marcar el pin al revés, ningún representante de la ley hizo acto de presencia.

Otros cuentan que tras intentarlo 2 veces más, ocurrió algo normal, el cajero bloqueó la tarjeta, y en algunos casos inclusive la confiscó, ya que el usuario escribió tres veces mal el código de acceso.

Algunos hacen notar además, que si esta técnica fuera cierta, las personas con un pin capicúa o con el mismo número en la secuencia, les sería imposible marcarlo al revés.

Si este procedimiento fuera implementado, habría sido anunciado por las entidades bancarias en sus oficinas y sitios webs, así como en los medios de prensa, no siendo este el caso.

Reenviar este tipo de mensajes, sin haber verificado su veracidad, solo genera más correos basura, pérdida de tiempo, y finalmente, disminuye la atención sobre alertas reales.