La página oficial de Facebook y la cuenta de Twitter de la cantante estadounidense Lady Gaga han sido hackeadas y utilizadas para distribuir malware entre sus seguidores. A través de estas cuentas, los ciberdelincuentes se hacían pasar por la cantante y ofrecían a sus fans un iPad 2 para conseguir los datos de los usuarios a través de un ataque de phishing.

La popularidad de Lady Gaga ha crecido como la espuma en los últimos años. Cuenta con millones de fans alrededor del mundo y uno de los canales principales por el que la cantante se comunica con ellos son las redes sociales. Tanto la página oficial de Facebook como la de Twitter de la cantante estadounidense han sido ‘hackeadas’ para distribuir malware entre sus seguidores.

Durante este martes, mensajes como “un iPad 2 gratis para cada uno de vosotros” o “el nuevo iPad de Lady Gaga sale en 3 días” aparecían en el muro de Facebook y en el timeline de Twitter de la cantante. Estos mensajes iban acompañados de un link donde supuestamente aparecían las bases para participar en el concurso para ganar un iPad. Al hacer clic en ellos, los fans de la cantante tenían que proporcionar sus datos personales, cayendo en una estafa de phishing.

ENLACES SEGUIDOS POR MÁS DE 100.000 FANS

En estos ataques de phishing los ciberdelincuentes engañan a los usuarios haciéndoles creer que están accediendo a un sitio web legítimo para, en realidad, conseguir sus datos personales y así acceder a sus cuentas privadas, tanto de correo electrónico como cuentas bancarias.

Horas más tarde, la cantante de The edge of glory confirmó que sus cuentas habían sido hackeadas y que el problema ya se había solucionado a través de un tuit. “¡Uf! El hackeo se ha terminado”, aseguró. Según informa la BBC, pese a que los enlaces maliciosos ya han sido retirados fueron seguidos por más de 100.000 fans de la cantante.

Lady Gaga cuenta con más de 140.000 fans en Twitter y más de 45 millones en su página de Facebook. El pasado mes de julio, la página web de la cantante sufrió un ataque parecido donde el grupo de ciberdekincuentes Swagsec consiguió hacerse con miles de datos de los fans de la cantante.