El Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (Inteco) ha recordado la posibilidad de que los equipos informáticos de todo el mundo puedan quedarse sin acceso a Internet en 40 días ya que a partir del 9 de julio, se apagará definitivamente los servidores controlados por el FBI en la operación de control del virus DNSChanger.

DNSChanger es un virus troyano que afecta a sistemas operativos Windows, Mac OS y Linux, cuya principal funcionalidad es modificar la configuración DNS (Domain Name Service) de los equipos infectados, con el fin de que utilicen servidores ilegítimos, controlados por los atacantes.

En un primer momento, el troyano modifica la configuración DNS del equipo infectado para cambiar los servidores DNS legítimos por servidores DNS manipulados.

A partir de ahí, intenta acceder al router al que está conectado el equipo y si consigue el acceso, cambia los servidores DNS utilizados por los servidores DNS no legítimos.

Con este último cambio, equipos que no se encuentren infectados por el troyano pero que utilicen el mismo router comprometido también tienen manipulada la resolución DNS, por lo que se ven afectados; según ha informado el Inteco en una nota de prensa recogida por Europa Press.

El pasado 11 de noviembre, el FBI llevó a cabo la operación Ghost Click, a través de la cual desarticuló la red del DNSChanger y detuvo a los responsables de la misma, todo ello en estrecha colaboración con la Justicia de Estados Unidos y distintas empresas privadas y organizaciones que colaboraron en esta operación.

A partir de este momento se creó un grupo de trabajo sobre el DNSChanger, con el fin de iniciar una serie de medidas de mitigación y desinfección de esta botnet; para ello, a través de una orden judicial, el FBI y el ISC (Internet Systems Consortium) tomaron el control de los servidores DNS ilegítimos, sustituyéndolos por otros completamente limpios y funcionales, de forma que los usuarios infectados con este malware pueden seguir accediendo a los servicios en línea sin problema.

Inicialmente, el apagado de los servidores DNS controlados por el FBI e ISC estaba previsto realizarse el día 8 de marzo, pero se consiguió un aplazamiento de 120 días por parte de la justicia de Estados Unidos. Por tanto dichos servidores estarán activos hasta el día 9 de julio.

A partir de entonces, los equipos que continúen con la configuración de DNS manipulada y utilizando los servidores relacionados con la botnet no tendrán acceso a Internet.
EL VIRUS EN ESPAÑA

En España, como resultado de la participación de Inteco-Cert en grupos de trabajo internacionales especializados en la cooperación y la gestión de incidentes de seguridad, desde el día 16 de febrero se inició un procedimiento de mitigación del DNSChanger.

A tal fin, se han realizado diversas iniciativas para desinfectar los equipos afectados, desde la emisión de avisos a la atención y asistencia a los usuarios a través de los canales que dispone el Instituto Nacional de las Tecnologías de la Información.

Desde el 16 de febrero se ha podido detectar y notificar unos 350.000 direcciones IP únicas infectadas con este malware. Puesto que muchos ISP utilizan direccionamiento IP dinámico en sus redes, esto no implica que este sea el total de maquinas infectadas en España, pero es un dato significativo que ayuda a calcular el impacto de esta botnet.